Reducción mamaria

¿En qué consiste la reducción mamaria?

La reducción mamaria o mamoplastia de reducción es una operación de cirugía estética para reducir el tamaño de los senos.

El procedimiento consiste en la extracción de grasa, tejido mamario y piel de cada mama, dándoles la forma y el tamaño adecuado y proporcional a la constitución de la persona.

Gran parte de las mujeres que solicitan una reducción mamaria presentan problemas de salud o físicos que pueden restringir su actividad.

“La mamoplastia de reducción puede practicarse en mujeres jóvenes que hayan completado su desarrollo. Se ha de tener además la suficiente madurez para ser consciente de lo que implica una operación de cirugía estética y tener unas expectativas reales de los resultados”.

 

 

 

Dr. Eugenio Lalinde
Trastornos pecho y reducción mamaria

Trastornos relacionados con pechos grandes

Tener unos pechos excesivamente grandes no es sólo un problema estético, sino que puede estar vinculado a trastornos de salud.

Las mamas de gran tamaño se caracterizan por un desarrollo desmesurado de la glándula mamaria y de su tejido adiposo interno. Y, por lo general, se acompañan de un descolgamiento (ptosis mamaria).

Este fenómeno se puede dar tanto en mujeres obesas como delgadas. En ocasiones, el exceso de peso de las mamas genera molestias en el cuello o la espalda, irritaciones en la piel situada bajo los senos, trastornos respiratorios o alguna deformación en el esqueleto. Además, a veces puede dificultar la práctica de determinados deportes y limitar la realización de otras actividades.

.

Resultados 

Los resultados de una reducción mamaria se aprecian enseguida. Lo primero que notamos es un disminución de los trastornos de salud asociados a un pecho grande, así como una mejoría de nuestra apariencia corporal.

Reducción mamaria
Reducción mamaria y beneficios

Beneficios

La mamoplastia de reducción aporta distintos beneficios a las mujeres que deciden dar el paso y operarse.

Uno de ellos es la mejora de la autoestima, ya que en ocasiones unos pechos demasiado grandes y caídos provocan inestabilidad emocional. Tras una reducción mamaria las pacientes observan cómo mejora la apariencia de su torso y les ayuda a desprenderse de sus complejos.

Si se padecen molestias relacionadas con la espalda o el cuello, a consecuencia del peso, con la reducción mamaria se experimentará una mejoría. También se podrán ejecutar actividades físicas para las que antes se estaba limitado. Además, podremos encontrar con más facilidad nuestra talla de sujetador o bikini.

Precio en la reducción mamaria

El precio de una reducción mamaria está condicionado a las características de cada paciente. Nuestros expertos harán un estudio exhaustivo de tu situación y un presupuesto personalizado que se ajuste a tus necesidades.

Precio reducción mamaria

Candidatas idóneas

Para realizar una mamoplastia de reducción la mujer debe estar completamente desarrollada. No obstante, en ocasiones si las mamas están generando algún tipo de problema tal vez sea necesario realizar la intervención antes. Esto lo deberá indicar el cirujano estético.

Es importante que la candidata tenga el suficiente grado de madurez para saber en qué consiste el proceso y que posea unas expectativas reales sobre los resultados.

En general, todas aquellas mujeres que se encuentren acomplejadas por el gran volumen de su pecho o que tengan algún problema de salud relacionado con éste, son candidatas para una reducción de mamas.

Combinación con varias técnicas

Cada mujer presenta unas características morfológicas diferentes, de modo que para conseguir resultados óptimos en ocasiones es necesario combinar distintos procedimientos estéticos.

En el caso de la reducción mamaria a veces es conveniente recurrir al uso de implantes. En estos casos, el uso de prótesis mamarias se usa con la finalidad de obtener unos pechos con una forma más definida y firme.

Otra de los tratamientos que suele emplearse junto a la mamoplastia de reducción en la liposucción. Se acude a ella simplemente para eliminar el exceso de grasa de algunas zonas.

Reducción mamaria antes y después

Reducción mamaria antes y después
Antes y después de reducción mamaria

Reducción mamaria opiniones

Artículos relacionados con reducción mamaria

Procedimiento en la mamoplastia de reducción

¿Cómo planificar esta cirugía?

La reducción mamaria implica que el cirujano estético realice un estudio exhaustivo de la forma de tu pecho, el tamaño al que quieres reducirlo y otros aspectos generales como el estado de tu piel y la edad.

Nuestros expertos hablarán detenidamente contigo para fijar las expectativas, de modo que éstas sean reales y te permitan obtener unos resultados satisfactorios.

Además, te explicaremos las distintas opciones de intervención que hay y cómo será todo el proceso desde los días antes de la intervención hasta el postoperatorio.

Es importante saber que este procedimiento por lo general impide la lactancia ya que implica la eliminación de algunos de los conductos que trasladan la leche al pezón. No obstante, desde el Instituto Dr. E. Lalinde te mantendremos informados de todos los detalles.

Preparación

En el caso de una reducción mamaria y dependiendo de la edad es probable que te pidamos una mamografía. De igual modo, será necesario someterse a toda una serie de pruebas necesarias antes de realizarse una cirugía estética. También te indicaremos qué medidas debes adoptar para ir en las condiciones adecuadas a la operación.

Siempre recomendamos acudir con un adulto que esté presente el día de la intervención y durante el postoperatorio.

Tipos de anestesia

La anestesia que se emplea en una mamoplastia de reducción es general. Después, deberás permanecer ingresado entre dos o tres días, aunque esto depende de cada caso.

La intervención

Existen distintas técnicas para realizar una reducción mamaria, que suele durar entre dos y cuatro horas. Por lo general, se realiza una incisión alrededor de la areola que se extiende verticalmente hacia abajo y que después continúa de forma horizontal siguiendo el pliegue submamario.

En este proceso se extirpa el exceso de grasa, tejido glandular y piel. A continuación, la areola y el pezón deben reposicionarse en sintonía con el nuevo tamaño y forma del seno.

A veces es necesario recurrir una liposucción para quitar el exceso de grasa de algunas zonas.

Dependiendo del tamaño del pecho es posible mantener el pezón junto a sus vasos sanguíneos o nervios. Sin embargo, si las mamas son muy grandes es probable que la areola y el pezón deban colocarse en una nueva posición, lo que puede dar lugar a un pérdida de sensibilidad en esta parte.

Dónde se realiza

En el Instituto Dr. E. Lalinde realizamos todas las operaciones en la Clínica La Luz de Madrid. En este entorno hospitalario se encuentra todo lo necesario para realizar una intervención de estas características en el marco de unas instalaciones seguras.

Reducción mamaria postoperatorio

Tras una operación de reducción mamaria hay que llevar un vendaje elástico unos días. También se colocan unos drenajes, que se retirarán al poco tiempo (un día o dos).

En sustitución de los vendajes tendrás que llevar un sujetador deportivo durante varias semanas, hasta que ya no haya inflamación. Y las suturas se quitan en unos quince días aproximadamente.

La vuelta a la normalidad puede realizarse en pocos días, aunque para retomar la actividad laboral generalmente se necesitan dos o tres semanas. Tampoco es recomendable hacer ejercicio físico intenso a lo largo de una temporada o realizar actividades que requieran mucho esfuerzo.

Es normal que aparezcan costras y que se expulse algo de líquido, pero el cirujano plástico nos indicará qué debemos hacer en estas situaciones.

Resultados definitivos

Para apreciar el resultado definitivo tras una mamoplastia de reducción habrá que esperar en torno a seis meses o un año.

Afortunadamente este procedimiento es uno de los que permite apreciar el cambio de nuestra imagen corporal más rápidamente que en otros casos. Hay que tener en cuenta que se pasa de tener un malestar general motivado por un pecho excesivamente grande, a un cuerpo más proporcionado, armónico y sin molestias.

Lo único que tendrás que tener en cuenta es que las cicatrices son permanentes. Con el tiempo serán más tenues, y nunca se apreciarán al ponerte escotes o ir a la piscina o la playa, pues están ubicadas bajo la mama.

Beneficios de la reducción de mamas

Preguntas Frecuentes

¿A qué edad se puede practicar una mamoplastia de reducción?

En ocasiones las mamas grandes se dan en mujeres muy jóvenes o adolescentes. Para hacer una mamoplastia de reducción es necesario esperar que la joven se haya desarrollado del todo y posea la madurez suficiente para entender qué supone una intervención de cirugía plástica de estas características.

En estos casos hay que estudiar minuciosamente si el desarrollo hormonal de la paciente es el adecuado, y ver qué repercusiones puede tener. Los expertos del Instituto Dr. E. Lalinde determinarán qué es que se debe hacer en estas circunstancias.

¿Perderé sensibilidad?

Existe la posibilidad de que tras una reducción mamaria suframos pérdida de sensibilidad en el pezón y en la piel de la mama. El edema que surge después de la operación suele ser el motivo de esta reacción. A los seis meses esta carencia tiende a remitir. En algunos casos, si podría ser prolongarse en el tiempo.

¿Tendré cicatrices?

Las cicatrices de una reducción mamaria son permanentes. Dependiendo de la técnica escogida la forma de las cicatrices varía. En ocasiones tienen forma de ancla (alrededor de pezón, hacia abajo por medio del seno y justo debajo del mismo.

Si la incisión es sólo vertical, la cicatriz es más corta pues sólo rodea el pezón y se alarga verticalmente hacia abajo pero no sigue por debajo del mismo.

A pesar de que queden marcas es importante recordar que con el tiempo se tornarán menos visibles. Además, los beneficios de esta intervención superan a la presencia de las cicatrices. Y aún así, éstas e encuentran ubicadas en zonas que se ocultan cuando nos vestimos normalmente.

No se aconseja evitar la cirugía de reducción mamaria por las posibles cicatrices, ya que los beneficios de la intervención suelen superar la presencia de las mismas. Asimismo, a menudo las marcas de este procedimiento se atenúan con el tiempo y, habitualmente, pueden esconderse debajo del sostén o la parte superior del traje de baño.

¿Cuánto tardaré en recuperarme?

La recuperación de una operación está sujeta a numerosos elementos que tienen que ver con las particularidades de cada paciente. Hasta que la inflamación desaparezca del todo hay que llevar un sujetador especial durante unas semanas.

La incorporación al trabajo suele ser viable a las dos semanas, pero podremos llevar una vida normal mucho antes, a los dos o tres días después de recibir el alta hospitalaria.

¿Cuándo podré volver a hacer ejercicio?

La realización de ejercicio debe prolongarse unas semanas después de una operación de reducción de mamas. No se podrán efectuar actividades que supongan esfuerzo como levantar pesos durante al menos seis semanas después de la intervención.

¿Puedo mantener relaciones sexuales tras la operación?

La excitación sexual puede dar lugar a que las incisiones se inflamen y esto influirá en el proceso de recuperación. Las relaciones sexuales deben evitarse al menos durante una semana después de una mamoplastia de reducción.

¿Cuánto tiempo duran los resultados?

Con este procedimiento se consigue reducir las mamas de forma duradera, pero el resultado está condicionado por diversos factores. Por ejemplo, si se produce un aumento de peso, los embarazos o la ingesta de hormonas pueden influir en un nuevo aumento del pecho al incrementarse de forma natural el tejido mamario.

¿Cómo será mi pecho después de una reducción de mamas?

La reducción de mamas es una de las más agradecidas que hay dentro de la cirugía estética. Al margen de las cicatrices, que dependiendo de nuestro tipo de piel y cómo las cuidemos, apenas serán perceptibles con el tiempo, el resultado mejor mucho la imagen corporal.

Tendremos un pecho más proporcionado y en sintonía con nuestra constitución. La areolas serán más pequeñas y la forma será redonda y natural.

¿Alguna otra duda?

Acepto la protección de datos de LOPD

Para más información o concertar una visita

Llama al 91 386 03 18 o déjanos tus datos

Garantizamos tu privacidad. Tu información no será guardada ni recibirás spam.

Acepto la protección de datos de LOPD