Mandíbula atrófica

La mandíbula es el único hueso móvil de la cabeza. Tiene una consistencia más dura que el maxilar y ejerce un papel fundamental, ya que en ella se insertan los músculos de la masticación.

La falta de reposición de los dientes perdidos crea, al igual que en maxilar, una atrofia o disminución progresiva del hueso. A lo largo de la mandíbula discurre un nervio: el nervio dentario inferior. Este nervio recorre el hueso a ambos lados de la mandíbula, emergiendo por un agujero verticalmente a mitad del hueso, y horizontalmente situado entre el primer y el segundo premolares inferiores. En al trayecto intraóseo, el inerva los dientes, y al emerger, inerva el labio inferior.

Existe por lo tanto un agujero izquierdo y otro derecho. Entre ambos agujeros se sitúa el mentón. La zona del mentón se compone de un hueso duro, ya que esté expuesto a golpes y traumatismos (actúa como “parachoques” de la cara). Esta es una zona ideal para la colocación de implantes, ya que es difícil que se reabsorba, además de carecer de estructuras anatómicas que complican la colocación de implantes. Por lo tanto, cuando se pierden dientes anteroinferiores, es fácil su reposición.

En cambio, cuando se pierden molares el tratamiento requiere otro protocolo, ya que al colocar los implantes hay que tener cuidado de no tocar el nervio dentario inferior, que discurre justo por debajo de la zona en la que vamos a colocar los implantes. Sin embargo, es preciso encontrar al menos 8 mm de distancia entre el nervio dentario inferior y el borde superior del hueso.

Cuando las muelas se han perdido hace mucho tiempo y no se han repuesto, el hueso ha mermado tanto que la distancia del reborde al nervio es menor de 8 mm. Por lo tanto, para colocar implantes existen 3 posibles soluciones.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

Injertos en bloque

Como ya hemos explicado anteriormente, se puede trasladar hueso de una zona donante a una zona receptora, aumentando de forma casi inmediata la altura y el grosor del hueso.

Distracción alveolar

(Ver apartado de Maxilar atrófico)

Transposición del nervio dentario

Consiste en movilizar el nervio, accediendo hasta él y desplazándolo de su canal, posicionándolo en una posición segura, en la que no estorbe para colocar los implantes. Tras la operación el paciente padece una falta de sensibilidad del labio inferior que se soluciona en unos 3-6 meses, volviendo todo a la normalidad.