Otoplastia en mujer

¿Qué es la otoplastia?

La otoplastia o cirugía de las orejas es una técnica que se emplea para tratar las orejas en soplillo o prominentes. Gracias a ella podemos reducir su tamaño o el de los lóbulos, y que queden más pegadas a la cabeza.

Es un procedimiento al que suelen recurrir con bastante frecuencia los niños . Esto es así porque generalmente las orejas en soplillo provocan cierta insatisfacción en la imagen exterior de los más jóvenes.

Los adultos también recurren a la otoplastia, e indistintamente tanto hombres como mujeres.

“Podemos considerar que la otoplastia es algo más que un tratamiento estético. Ayuda a mejorar la autoestima y la integración social. En niños, es recomendable porque favorece un desarrollo emocional adecuado”.

 

 

Dr. Eugenio Lalinde
Qué corrige la otoplastia

¿Qué puede corregir una otoplastia?

Con la otoplastia se pueden solucionar distintas malformaciones:

  • Orejas en soplillo
  • Orejas gachas: aquéllas cuya parte superior aparece doblada hacia abajo y adelante
  • Orejas en copa (muy pequeñas)
  • Orejas grandes
  • Orejas en concha: sus pliegues naturales y la curva exterior no se han desarrollado
  • Deformidades en los lóbulos
  • Reconstrucción de las orejas si se ha nacido sin ellas (anotia), traumatismos o tumores

Más otoplastias en menores

Aproximadamente, de cada 10 personas que se someten a una otoplastia, seis son menores de edad. Es, por tanto, una de las intervenciones de cirugía plástica y reparadora más demandada por los niños.

Niños y otoplastia
Orejas en soplilo

Orejas en soplillo

Las orejas en soplillo que popularmente se conocen como “orejas de soplillo”, se producen al presentar una alteración en las proporciones anatómicas de la oreja o del desarrollo normal de curvas que configuran el pabellón auricular. Esto se traduce en orejas de gran tamaño o separadas de la cabeza.

Esta alteración puede deberse a que las orejas no se hallan desarrollado bien o a que falte uno de los pliegues que las configuran, el antihélix. Y también puede suceder que la curvatura de la concha auricular sea demasiado prominente. Cada una de estas  situaciones puede ocurrir de forma independiente o conjunta. En cualquier caso, el cirujano estético nos dará el diagnóstico correcto y la forma de actuar en cada caso.

Hay que destacar que las orejas en soplillo tienen un componente genético, por lo que es frecuente que se transmitan de padres a hijos.

Resultados

Transcurrida una semana tras la operación ya se puede apreciar la nueva apariencia de las orejas. No obstante, ésta será definitiva cuando desaparezca la inflamación completamente.


 

 

Otoplastia en hombres

Otoplastia en niños

La cirugía de las orejas es una de las intervenciones estéticas más comunes en niños. Esto es así porque las orejas en soplillo suelen crear inseguridad en los menores.

Una otoplastia puede realizarse entre los 6 y 14 años. Se suele esperar a que el niño cumpla los 5 ó 6 años porque a esa edad la oreja ya es prácticamente como la de un adulto. Además, el pequeño ya tiene mayor capacidad de comprensión, probablemente se muestre más colaborador y el postoperatorio sea más llevadero.

Si se presenta un problema más severo, siempre hay posibilidades de operar antes. Hay que valorar cada caso y ver de qué modo está afectando esta situación al niño.

Se trata de una intervención sencilla y cuyos resultados generan una gran satisfacción entre los menores que deciden recurrir a ella.

Beneficios de la otoplastia

Los resultados de la otoplastia provocan numerosos beneficios físicos y emocionales.

La apariencia física de las personas con orejas en sopillo, grandes o con otro trastorno en la zona cambia radicalmente. Tanto adultos como niños que se practican una otoplastia aumentan su autoestima, de modo que los beneficios psicológicos son evidentes.

Muchas personas se sienten acomplejadas por sus orejas. Esto puede provocar que no se relacionen con normalidad y se muestren inseguras. Sin embargo, después de hacerse una otoplastia se transforman al ver que su problema ha desaparecido. Se sienten mejor con su aspecto y están más a gusto consigo mismas.

Los cambios que se producen tras este procedimiento perduran en el tiempo, y no es necesario volverse a operar.

Otoplastia antes y después

Otoplastia orejas en soplillo
Otoplastia reducción de orejas

Otoplastia opiniones

Artículos relacionados con la otoplastia

Procedimiento en la otoplastia

Cómo planificar tu otoplastia

Si es un menor el que va a realizarse una otoplastia, es importante que los padres estén pendientes de sus deseos. No es recomendable insistir, si no esperar a que el niño lo pida de una forma natural. Si él quiere cambiar sus orejas se mostrará más cooperativo durante el proceso y más satisfecho con los resultados.

Antes de practicar una cirugía de orejas, éstas se evalúan, tanto en niños como adultos, y se determina la técnica más adecuada.

Preparación para la otoplastia

En el caso de los niños, sus padres o tutores, deberán informarles sobre cómo va a desarrollarse la intervención, cuánto va a durar, cómo será la recuperación y qué esperan encontrarse tras la misma.

Hay que evitar tomar medicamentos como la aspirina dos semanas antes de la otoplastia. También es aconsejable dejar de fumar.

Los padres tendrán que planificarse, ya que su hijo no podrá ir en unos días al colegio, y necesitará cuidados específicos tras la cirugía.

Tipos de anestesia

Generalmente, en adolescentes y adultos se suele usar anestesia local, que si es necesario se puede complementar con sedación, es decir, el paciente permanece despierto pero relajado.

En niños pequeños es posible que recurramos a anestesia general, pero por nuestra experiencia esto no suele ser habitual a partir de los 7 años.

La intervención

La duración de la otoplastia oscila entre una y dos horas, y no necesita hospitalización. En niños, por precaución, se recomienda un ingreso de al menos 24 horas.

Existen distintas técnicas en función de lo que se vaya a modificar. Se actúa sobre el cartílago de la oreja y para ello hay que efectuar una incisión detrás de la misma. A continuación, el cartílago auricular se va esculpiendo para que se doble hacia la cabeza y no es necesario realizar suturas. Otro de los métodos consiste en desplazar el cartílago y colocarlo donde sea necesario, aunque en esta opción sí hay que suturar. El cirujano plástico valorará qué es más conveniente en cada caso.

A veces se puede eliminar parte del cartílago para obtener unas orejas más naturales o más pequeñas, extirpando paralelamente parte de la piel.

Dónde se realiza la otoplastia

Normalmente la cirugía de orejas es ambulatoria (no necesita ingreso), aunque suele realizarse en un hospital. En el Instituto Dr. E. Lalinde operamos en la Clínica La Luz de Madrid.

Nuestro centro posee la autorización oficial de la Comunidad de Madrid para realizar intervenciones de cirugía menor. No obstante, las características de cada paciente son las que nos harán decantarnos por operar en la sala quirúrgica de nuestra consulta o en el centro hospitalario. En este último caso, quizá sea recomendable pasar una noche en el hospital.

Otoplastia postoperatorio

Tras la intervención se coloca una venda acolchada en la zona. Esta medida se adopta para que la cicatrización se realice correctamente y para tratar de reducir la inflamación. Con el vendaje protegemos las orejas sobre todo mientras dormimos.

Pasados unos días, la venda inicial se sustituye por una banda elástica. Ésta deberá usarse principalmente por la noche durante entre uno y tres meses. El cirujano estético nos dará las pautas pertinentes para su buen uso.

La incorporación al colegio o al trabajo, puede ser en una semana aproximadamente. Sin embargo, será necesario limitar actividades que puedan dañar la zona. Especialmente prácticas deportivas demasiado bruscas o que puedan perjudicar esa parte.

Resultado definitivo

El resultado de esta cirugía plástica se puede considerar definitivo alrededor de los tres meses. La cicatriz, al estar detrás de la oreja, no será visible e ira desapareciendo con el tiempo.

Con la otoplastia la apariencia que obtenemos es definitiva, nuestras orejas se modifican de forma permanente.

Vídeo sobre la lifting facial

Preguntas Frecuentes

¿A partir de qué edad puede un niño operarse de las orejas?

La otoplastia puede realizarse a partir de los 6 años aproximadamente. A esta edad la oreja ya se encuentra casi desarrollada como la de un adulto. Esto no quiere decir que si se tiene algún trastorno importante no se pueda operar antes.

Entre los 5 y 6 años el niño dispone de una mayor capacidad de entendimiento y esto facilita la buena marcha del procedimiento.

¿Cuáles son los riesgos de una otoplastia?

Esta operación lleva asociada una serie de riesgos. Se trata de una intervención sencilla, pero siempre debe practicarse por un experto en cirugía estética. Ponernos en manos de un profesional siempre es una garantía.

Igualmente para evitar complicaciones debe realizarse en un entorno seguro, como lo es un centro hospitalario.

¿Puedo perder la audición con una otoplastia?

La cirugía de orejas no conlleva pérdida de audición ni afecta a las funciones del oído.

 

¿Tendré que llevar alguna banda o venda en la cabeza?

Después de una otoplastia es necesario llevar una venda acolcha durante cerca de una semana. Esta venda se coloca para favorecer la cicatrización y proteger la zona a la hora de dormir.

Transcurridos unos días se sustituirá por una banda elástica que habrá que usar por las noches durante uno o tres meses.

¿Se verán las cicatrices?

Las cicatrices están detrás de las orejas por lo que no se apreciarán. Con el tiempo irán desapareciendo hasta que apenas sean visibles.

¿Son los resultados definitivos?

Los cambios producidos tras este procedimiento son visibles cerca de una semana después de la operación. Al desaparecer por completo la inflamación ya podremos disfrutar de nuestra nueva apariencia, siendo el resultado definitivo.

¿Cuánto tardaré en recuperarme de una otoplastia?

Será posible hacer una vida normal en dos o tres días. Aunque la vuelta al trabajo o el colegio puede demorarse un poco más, alrededor de una semana suele ser lo normal.

Durante un tiempo tendremos que tener cuidado con determinadas prácticas deportivas, sobre todo, las que sean más bruscas.

¿Alguna otra duda?

Acepto la protección de datos de LOPD

Para más información o concertar una visita

Llama al 91 386 03 18 o déjanos tus datos

Garantizamos tu privacidad. Tu información no será guardada ni recibirás spam.

Acepto la protección de datos de LOPD