cirugía de la obesidad

Los mejores candidatos para la cirugía de la obesidad

La corrección de los problemas descritos puede mejorar su apariencia y su autoestima. Sin embargo antes de decidirse debe revisar cuidadosamente cuáles son sus expectativas y discutirlas con nosotros.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

Si está considerando el tratamiento de las secuelas del adelgazamiento tras dietas o cirugía de la obesidad…

La atrofia mamaria: En la que se pierde un volumen importante de mama sin que la posición de la misma se vea alterada. La piel suele quedar ligeramente redundante y el tratamiento está dirigido recuperar las tallas perdidas. Pare ello la solución está en un aumento mamario acompañado o no de mastopexia.

La ptosis mamaria: La mama que ha aumentado mucho de volumen se distiende, con lo que el pezón que ya solía estar un poco bajo se encuentra ahora por debajo del surco submamario. Su corrección se realiza mediante técnicas de elevación de mama.

La hipertrofia mamaria: El comportamiento de la mama es muy heterogéneo, y el aumento de peso que se produce en algunas mujeres puede dar lugar a un volumen muy grande. Su corrección pasa por técnicas de reducción de mama.

La laxitud abdominal: La sobre distensión abdominal por la obesidad conduce muchas veces a un exceso de piel que no siempre se recupera. Para recuperar la forma perdida y la tersura del abdomen es preciso muchas veces realizar una abdominoplastia o miniabdominoplastia. La existencia de estrías periumbilicales (alrededor del ombligo, justifica aun mas este procedimiento).

La dehiscencia de rectos: Su tratamiento suele acompañar a la abdominoplastia tras el adelgazamiento, ya que la distensión abdominal puede separar los músculos rectos dejando una debilidad en la línea media del abdomen.

La laxitud de muslos: La distensión de la piel de los muslos durante la obesidad va a dar lugar a que con la pérdida de peso haya una gran cantidad de tejido sobrante. El lifting de muslos permite volver a tensar la piel redundante en muslos y nalgas.

La laxitud de brazos: Con la pérdida de peso es muy frecuente que en la cara interna de los brazos sobre piel, y por lo tanto quede colgando al levantar los mismos. Esto hace que con determinadas prendas la forma del brazo no sea muy correcta. El lifting de brazos permite que la forma de esta zona del cuerpo se recupere.

La cirugía del contorno corporal es un procedimiento seguro

Pero como en cualquier operación, hay riesgos asociados con la cirugía y complicaciones especificas asociadas con el procedimiento.

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, el sangrado tras la operación puede causar edema y disconfort. Tales molestias se atenúan por la colocación de drenajes que se mantienen 2 o 3 días para evacuar la sangre de la herida. No obstante hay un pequeño riesgo de hematoma que si se presenta puede requerir la evacuación de la sangre acumulada.

Un pequeño porcentaje de pacientes pueden presentar una infección. Esto puede ocurrir en cualquier momento, pero es más frecuente en la primera semana tras la cirugía.

En algunas ocasiones las cicatrices de la incisión no son tan buenas como nos gustaría. Esto depende de factores personales y de localización de las cicatrices. Le explicaremos con detalle donde asientan y cuál es la calidad prevista de las cicatrices.

La mayoría de los pacientes que se someten a una remodelación corporal no padecen las complicaciones descritas, sin embargo es importante que las conozcan y en la consulta preoperatoria les expliquemos cada una de ellas para que sean conscientes de los beneficios y riesgos de esta intervención que por otra parte tiene un alto grado de satisfacción.

Cómo planear su cirugía

En la consulta inicial evaluaremos su estado de salud y le explicaremos las técnicas quirúrgicas más apropiadas para su caso particular, basadas en las características de su cuerpo.

Explíquenos cuáles son sus expectativas. Le indicaremos las alternativas y las ventajas, riesgos y limitaciones de los tratamientos posibles.

Preparando la cirugía

Le daremos instrucciones sobre cómo preparar la cirugía, el tiempo de ayuno previo a la misma, y la medicación que debe evitar, así como las pautas de administración de los antibióticos y otros medicamentos que son importantes para que todo vaya bien.

Durante el día de la operación es preciso que le acompañe un adulto responsable. Y del mismo modo que alguien le ayude en su vida habitual durante los primeros días, hasta que se recupere y pueda desenvolverse por sí misma.

Dónde se realiza la cirugía

La intervención se realiza en la Clínica La Luz de Madrid. Generalmente con ingreso en el hospital durante un día para que su recuperación sea más cómoda.

Tipos de anestesia

La corrección de estos problemas la realizamos bajo anestesia general, de forma que no sienta molestias durante la intervención. No olvide que para nosotros es fundamental que su resultado sea óptimo, por lo que elegimos la técnica anestésica que nos permite trabajar mejor y con más seguridad.

La cirugía

El método de realizar la remodelación depende de su anatomía, de sus problemas y de nuestras recomendaciones.

Después de la cirugía

Se sentirá cansada y molesta algunos días tras la intervención, deberá estar en reposo en la cama uno o dos días, sin someter a tensión las suturas. Podrá hacer una vida normalizada sin excesivas tensiones al cabo de una semana. La mayor parte de sus molestias serán tratadas con medicación.

En dos o tres días le retiraremos vendajes y drenajes. Las sensaciones extrañas en la piel y la hinchazón más importante disminuirán en más o menos tres semanas.

Las suturas serán retiradas aproximadamente en dos semanas. Pero la zona tratada tardara algunas semanas más en recuperar su aspecto completamente normal.

Volviendo a la normalidad

Debe ser capaz de volver a su trabajo en unos diez o quince días dependiendo del nivel de actividad que requiera el mismo. Siga nuestros consejos sobre cuando comenzar a realizar ejercicio y actividad normal.

Las cicatrices estarán endurecidas y rosas al menos durante seis semanas. Aunque este endurecimiento puede durar algunos meses. Después progresivamente se Irán atenuando hasta hacerse muy poco evidentes.

Su nuevo aspecto

Los pacientes sometidas a este tratamiento mejoran en aspecto y en autoestima al encontrarse más seguros con su nuevo aspecto.