Tratamiento de parálisis facial

Los mejores candidatos para la cirugía de la parálisis facial

Los mejores candidatos para el tratamiento de la parálisis facial son aquellos cuya patología es de corta evolución, ya que pasados dos años la musculatura facial degenera hasta tal punto que es casi imposible conseguir la reactivación de la musculatura propia de la cara.

Este tratamiento puede conseguir la corrección tanto estática como dinámica de una cara muy asimétrica mejorando la capacidad de relación y la seguridad del paciente que la tiene.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

La cirugía

El tratamiento de la parálisis facial se divide en técnica estáticas que solo recuperan la simetría pero no dan movilidad a la cara y técnicas dinámicas que otorgan a la cara una movilidad lo más parecida posible a la hemicara contralateral.

Vamos a seguir los pasos de alguien que ha sufrido un daño en el nervio facial y conforme evoluciona veremos las técnicas que se aplican.

La primera técnica es la sutura de los dos cabos del nervio cuando este está seccionado. Para ello precisa la integridad de los dos extremos del nervio y su recuperación es muy satisfactoria en la mayoría de los casos. Suele hacerse inmediatamente después de la sección del nervio.

Si la herida es de más larga evolución. O sea, han pasado ya algunas semanas o bien falta un trozo de nervio, se utiliza un injerto de nervio que se toma del nervio sural. Su comportamiento también tiene una previsibilidad alta.

Cuando el extremo proximal del nervio no se encuentra, generalmente porque ha sido extirpado, la técnica que se utiliza es el “cross nerve face” o sea unir nervios del lado no paralizado con los del contralateral. De esta manera los nervios del lado sano activan el enfermo.

Si ha pasado tiempo desde el procedimiento inicial es posible que la musculatura facial este atrofiada. En ese caso es necesario hacer un trasplante muscular y unir el nervio del músculo trasplantado a un nervio que tenga función. Dicha técnica precisa el uso de microcirugía vascular.

Finalmente a las técnicas dinámicas es preciso añadir técnicas estáticas o menos funcionales, como las suspensiones o la transferencia de músculos como el temporal, que aunque no dan una funcionalidad alta, si recuperan la simetría de forma aceptable.

Con respecto a las áreas que más importancia tienen en la cara, que son los párpados y la boca, existen métodos complementarios con objeto de ayudar a las técnicas ya descritas a mejorar su apariencia.