Si tiene algún problema relacionado con las partes blandas del miembro inferior o pierna

Si tiene algún problema relacionado con la extremidad inferior, fundamentalmente con las partes blandas, la consulta con un cirujano plástico es un buen lugar para empezar. Le examinaremos, discutiremos los posibles métodos de tratamiento de su problema, y le comunicaremos las posibilidades de éxito.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

Traumatismos de la extremidad inferior

Los procedimientos más comunes en cirugía reconstructiva de la extremidad inferior son aquellos destinados a reparar traumatismos con exposición ósea. Las técnicas modernas han mejorado de forma importante la capacidad del cirujano de restaurar la función y apariencia, incluso en daños severos.

Entre las técnicas empleadas por cirujanos plásticos están:

  • Injertos: La transferencia de piel, hueso, nervios, y otros tejidos de una parte sana del cuerpo para reparar la parte dañada.
  • Cirugía de colgajos: La movilización de piel con tejido subcutáneo, vasos sanguíneos, y músculo o hueso de otra parte del cuerpo hasta el lugar que ha sufrido el traumatismo.

En muchos casos, la cirugía puede restaurar de forma significativa la sensibilidad y función de la zona dañada. Sin embargo la recuperación puede llevar meses, y generalmente se necesita un periodo fisioterapia y rehabilitación.

Tumoraciones de las partes blandas de la extremidad inferior

La extirpación de lesiones tumorales de la extremidad inferior generalmente deja secuelas en los siguientes aspectos:

  • Defectos de cobertura con exposición ósea,
  • Problemas funcionales por retracciones tisulares en articulaciones
  • Y defectos funcionales por resección de grupos musculares importantes.

En todos estos casos el cirujano plástico puede aportar sus conocimientos para solucionar estos déficits. La reconstrucción mediante colgajos musculares pediculados o libres (con microcirugía) permite cubrir defectos óseos y reemplazar defectos musculares. La aplicación de técnicas de cobertura cutánea nos da la posibilidad de recubrir zonas expuestas.

Rehabilitación

Para mejorar su recuperación y darle la funcionalidad más completa posible, le recomendaremos un plan de rehabilitación (terapia física y ocupacional) bajo la dirección de un médico rehabilitador especializado. Esta terapia puede incluir ejercicios, calor y masaje, estimulación nerviosa, férulas, tracción, y vendajes especiales para control de la inflamación.

Tenga en mente que la cirugía es solo el inicio de la recuperación. Es crucial que siga las instrucciones del fisioterapeuta y complete el plan de tratamiento si quiere conseguir la máxima funcionalidad.