Los mejores candidatos para una expansión tisular

Casi todo el mundo que necesite piel adicional puede beneficiarse de esta forma de conseguir piel adicional. Desde niños a personas de edad avanzada.

El procedimiento es ampliamente usado en reconstrucción mamaria cuando no hay suficiente piel para acomodar un implante definitivo con el fin de restaurar la apariencia normal de la mama. Es también una opción frecuente para reparar o reemplazar áreas de scalp, o para reemplazar tejido perdido de otras áreas del cuerpo. La expansión tisular generalmente produce excelentes resultados en la reconstrucción de algunas áreas de cara y cuello, mano, brazos y piernas.

La expansión puede ser más difícil en la espalda, o en otras áreas donde la piel es gruesa. Si el área a distender está severamente dañada o con cicatrices, la expansión no es una buena opción, ya que el primer requerimiento es utilizar piel sana.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

Ventajas y desventajas

Hasta hace relativamente poco los cirujanos estábamos limitados a los injertos y colgajos cutáneos para reconstruir tejido dañado. La expansión tisular, sin embargo, aporta una técnica con muchas ventajas en estas aplicaciones.

Primero, la expansión ofrece una piel de casi las mismas cualidades en cuanto a color, textura y disposición del pelo.

Segundo, la posibilidad de complicaciones por falta de aporte sanguíneo en forma de necrosis es muy reducida.

Y finalmente, ya que la piel no tiene que ser movilizada de un área a otra, las cicatrices frecuentemente son poco aparentes.

Por otro lado, la expansión tisular tiene un handicap significativo – el tiempo requerido para lograr el crecimiento adicional de la piel. Dependiendo del área que va a ser reconstruida, la expansión tisular puede llevar hasta tres o cuatro meses. Durante este tiempo el expansor crea una cápsula a su alrededor, que es deseable en la reconstrucción de la mama, pero puede notarse bastante en el scalp o en otras áreas del cuerpo. Además el procedimiento requiere repetidas visitas al cirujano para inyección de suero salino e hinchado del expansor.

La cirugía

En la mayoría de los casos la operación inicial durará entre una y dos horas, dependiendo del área de piel a expandir. Haremos una pequeña incisión cerca del área de piel a expandir e intentaremos hacer la incisión lo menos visible posible.

Se inserta un balón de silicona o expansor en un bolsillo debajo de la piel. El expansor incluye una válvula que se usa para su hinchado gradual con suero salino.

Una vez que la incisión ha cicatrizado deberá acudir a la consulta periódicamente para que el expansor pueda ser hinchado con suero salino. Conforme el expansor se llena, la piel se distiende. En algunas personas esta distensión puede causar ligero disconfort.

Cuando la piel se ha estirado lo suficiente para cubrir el área afecta, llevaremos a cabo una segunda operación para quitar el expansor y reposicionar el tejido. En la reconstrucción mamaria, la cirugía requerida para quitar el expansor y poner un implante definitivo es relativamente simple. Cirugías más complejas para reparar la piel de la cara o del cuero cabelludo pueden precisar más tiempo y requerir más de una secuencia de expansión para completarse.

Después de la cirugía

El cómo se sienta después de la cirugía dependerá de la extensión y complejidad del proceso. La cirugía inicial para insertar el expansor causa a la mayoría de los pacientes solo un disconfort temporal que puede ser controlado con medicación.

Puede sentir molestias menores cada vez que el suero salino sea inyectado, pero esto solamente dura entre una y dos horas. El proceso de retirar el expansor y poner el nuevo tejido en su lugar también puede crear cierto disconfort, que así mismo puede ser controlado con medicación.