Si tiene algún problema relacionado con la mano

Si tiene algún problema relacionado con la mano, la consulta con un cirujano plástico es un buen lugar para empezar. Le examinaremos, discutiremos los posibles métodos de tratamiento de su problema, y le comunicaremos las posibilidades de éxito.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

Traumatismos de mano

Los procedimientos más comunes en cirugía de la mano son aquellos destinados a reparar traumatismos de mano, incluyendo lesiones de tendones, nervios, vasos sanguíneos, y articulaciones; huesos fracturados; y quemaduras, cortes, y otros daños de la piel. Las técnicas modernas han mejorado de forma importante la capacidad del cirujano de restaurar la función y apariencia, incluso en daños severos.

Entre las técnicas empleadas por cirujanos plásticos están:

  • Injertos: La transferencia de piel, hueso, nervios, y otros tejidos de una parte sana del cuerpo para reparar la parte dañada.
  • Cirugía de colgajos: La movilización de piel con tejido subcutáneo, vasos sanguíneos, y músculo o hueso de otra parte del cuerpo hasta el lugar que ha sufrido el traumatismo.
  • Reimplantes: o transplantes, que permiten la reconexión de dedos o manos amputadas usando microcirugía. Esta es una cirugía extremadamente precisa y delicada realizada bajo magnificación. Algunos traumatismos requieren varias operaciones dilatadas durante un amplio periodo de tiempo para obtener la recuperación funcional. Teléfono de atención urgente para reimplantes: 629 11 83 79).

En muchos casos, la cirugía puede restaurar de forma significativa la sensibilidad y función de las manos dañadas. Sin embargo la recuperación puede llevar meses, y generalmente se necesita un periodo fisioterapia y rehabilitación.

Síndrome del túnel carpiano

El túnel carpiano es un canal a través de la muñeca a través del cual discurren tendones y uno de los nervios mayores de la mano. La presión puede aumentar dentro del túnel a causa de muchas enfermedades (como la artritis reumatoide), traumatismos, retención de líquidos durante el embarazo, movimientos excesivamente repetidos, etc.

La presión resultante sobre el nervio dentro del túnel causa una sensación de hormigueo en los dedos y disminuye la función de oposición del dedo pulgar. Esto es conocido como síndrome del túnel carpiano.

En algunos casos el uso de una férula de mano y medicación antiinflamatoria alivia el problema. Si eso no ocurre es necesaria la cirugía.

En la operación, hacemos una incisión desde la palma hasta la muñeca. Se cortan los tejidos que están presionando al nervio, para aliviar la presión. Se usa un vendaje y una férula para restringir el movimiento y favorecer la cicatrización. La cicatriz es bastante buena y poco visible generalmente.

Los resultados de la cirugía dependen en gran parte de cuanto ha durado la compresión y de cuánto daño se ha hecho sobre el nervio mientras este ha estado comprimido. Por esta razón es una buena idea acudir al cirujano plástico cuando comiencen los síntomas, y si piensa que puede tener un síndrome del túnel carpiano.

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide, es una inflamación de las articulaciones, es una enfermedad incapacitante que puede afectar la apariencia y la función de las manos y de otras partes del cuerpo. Frecuentemente deforma las articulaciones de los dedos y los lleva a una posición que dificulta el movimiento.

Las incapacidades provocadas por la artritis reumatoide frecuentemente pueden ser manejadas sin cirugía – por ejemplo, llevando férulas especiales o empleando fisioterapia para reforzar áreas debilitadas. Para algunos pacientes, sin embargo, la cirugía ofrece la mejor solución. Si tratar quirúrgicamente el problema o no hacerlo, es una decisión que debe tomar con su cirujano y su reumatólogo.

La cirugía puede reparar o reconstruir casi cualquier área de la mano o la muñeca extirpando tejido inflamado, reposicionando tendones, o implantando articulaciones artificiales.

Aunque su mano no recupere la funcionalidad completa, puede esperar una mejora significativa en función y apariencia. De todas formas es importante recordar que el tratamiento quirúrgico no elimina la enfermedad subyacente. La artritis reumatoide puede continuar causando daño a su mano, requiriendo a veces más cirugía, y todavía necesitara seguir viendo a su reumatólogo para continuar el tratamiento.

Contractura de Dupuytren

La enfermedad de Dupuytren es un trastorno de la piel y del tejido subyacente de la palma de la mano. Se forma un tejido grueso como una cicatriz por debajo de la piel de la palma de la mano que puede extenderse hacia los dedos, traccionando de ellos hacia la palma y restringiendo el movimiento. Este problema generalmente aparece hacia mitad de la vida y no tiene causa conocida (aunque hay una tendencia familiar).

La cirugía es el único tratamiento parta la enfermedad de Dupuytren. El cirujano corta y separa las bandas de tejido engrosado, liberando los tendones y permitiendo un mejor movimiento de los dedos. La operación debe ser hecha de forma muy precisa, ya que los nervios de la mano y los dedos están englobados en el tejido anormal. En algunos casos, se necesitan injertos cutáneos para reemplazar la piel dañada.

Los resultados de la cirugía dependen de la severidad del problema. Podrá esperar generalmente una mejora significativa en función, particularmente tras la fisioterapia, una cicatriz aceptable.

Defectos congénitos

Deformidades congénitas de la mano – o sea, deformidades existentes al nacimiento que pueden interferir con el correcto crecimiento de la mano y causar problemas significativos en su funcionalidad.

Afortunadamente con las modernas técnicas de la cirugía la mayoría de los defectos pueden ser corregidos a temprana edad – en algunos casos durante la infancia, en otros a los dos o tres años – permitiendo el normal desarrollo y funcionamiento de la mano.

Uno de los defectos congénitos más comunes es la sindáctila, en la cual dos o más dedos están fusionados. La corrección quirúrgica consiste en cortar el tejido que conecta los dedos, injertando los defectos con piel de otra parte del cuerpo. (El procedimiento es más complicado si los huesos también están fusionados.) La cirugía puede dar un rango completo de movimientos y una apariencia casi normal, aunque el color de la piel injertada puede ser ligeramente diferente del resto de la mano.

Otros defectos comunes incluyen dedos deformes, cortos, o ausentes, tendones inmovibles, y vasos sanguíneos y nervios anormales. En la mayoría de los caso estos defectos pueden ser tratados quirúrgicamente y se puede esperar una mejoría significativa.

Recuperación y rehabilitación

Dado que la mano es una parte muy sensible del cuerpo, puede tener dolor moderado o severo tras la cirugía. Le prescribiremos medicación oral o inyectable para evitar el dolor tras la cirugía, y que se sienta mejor. Cuánto tiempo va a estar la mano inmovilizada y cuando va a poder retomar sus actividades normales depende del tipo y extensión de la cirugía y de cómo cicatrice de rápido.

Para mejorar su recuperación y darle la funcionalidad más completa posible de la mano, le recomendaremos un plan de rehabilitación (terapia física y ocupacional) bajo la dirección de un médico rehabilitador especializado. Esta terapia puede incluir ejercicios de mano, calor y masaje, estimulación nerviosa, férulas, tracción, y vendajes especiales para control de la inflamación. Tenga en mente que la cirugía es solo el inicio de la recuperación. Es crucial que siga las instrucciones del fisioterapeuta y complete el plan de tratamiento si quiere conseguir la máxima funcionalidad de su mano.