Tomando la decisión

Aunque ninguna cicatriz puede ser eliminada totalmente, los cirujanos plásticos podemos con frecuencia mejorar la apariencia de la cicatriz, haciéndola menos obvia mediante la inyección de ciertas medicaciones esteroideas o a través de procedimientos quirúrgicos conocidos como revisión de cicatrices.

Muchas cicatrices que parecen grandes y feas al principio pueden notarse menos con el tiempo. Algunas pueden ser tratadas con esteroides para aliviar los síntomas tales como tirantez o picor. Por estas razones, muchos cirujanos plásticos recomendamos esperar un año o más después de la herida o cirugía antes de decidir la revisión de la cicatriz.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

Cicatrices queloideas

Los queloides son cicatrices muy gruesas que crecen más allá de los límites de la incisión o herida. Son frecuentemente rojas o más oscuras de color que la piel que las rodea. Los queloides ocurren cuando el cuerpo continúa produciendo la proteína fibrosa conocida como colágeno una vez que la herida ha curado.

Los queloides pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Pero son más comunes en el tronco, lóbulos de orejas y hombro. Ocurren más frecuentemente en paciente de piel oscura que en aquellos que tienen una piel clara. La tendencia a desarrollar queloides disminuye con la edad.

Los queloides frecuentemente se tratan inyectando una medicación esteroidea directamente en el tejido cicatricial para reducen el enrojecimiento, el picor y la quemazón. En algunos casos esto también aplana la cicatriz.

No importa que tratamiento se emplee, los queloides tienen una alta tendencia a aparecer de nuevo, algunas veces incluso más grandes que antes. Para tratar de evitar esto combinamos la remoción de la cicatriz con la inyección de esteroides, la aplicación directa de esteroides durante la cirugía u otras medidas. También podría llevar una prenda de presión o un apósito de silicona sobre la herida durante un año. Aun así el queloide podría volver a aparecer, requiriendo nuevos tratamientos cada pocos años.

ib3 image
Esta cicatriz gruesa del lóbulo auricular es un queloide. Es este caso se ha extirpado y la incisión ha sido suturada dejando una fina cicatriz.

Cicatrices hipertróficas

Las cicatrices hipertroficas son frecuentemente confundidas con queloides, ya que ambas tienden a ser gruesas, rojas y sobreelevadas. Sin embargo frecuentemente mejoran por su cuenta, aunque este proceso pueda llevar un año o más, o necesitar la ayuda de eyecciones de esteroides.

Las cicatrices hipertróficas frecuentemente pueden ser mejoradas quirúrgicamente. El cirujano plástico extirpa la cicatriz y cierra la incisión para que esta cicatrice con un patrón menos visible.

La cirugía puede ser hecha bien bajo anestesia local o general, dependiendo de la localización y extensión de la cicatriz y de otros factores como preferencias del paciente y del cirujano.

Puede necesitar inyecciones de esteroides durante la cirugía y a intervalos durante uno o dos años después para prevenir la reaparición de la cicatriz hipertrófica.

Contracturas

Las quemaduras y otras heridas con pérdida de gran cantidad de piel pueden formar una cicatriz que tire de los bordes de la piel, un proceso llamado contracción. La contractura resultante puede afectar a los músculos adyacentes y tendones, restringiendo el movimiento normal de las articulaciones.

La corrección de una contractura o brida generalmente conlleva resecar la cicatriz y colocar un injerto de piel o un colgajo. En algunos casos se usa un procedimiento llamado Z-plastia.

Otras técnicas usadas utilizan la expansión tisular para conseguir más tejido y mejora la contractura. Si la contractura es crónica y lleva un tiempo largo puede necesitar fisioterapia después de la cirugía para restaurar la función.

Cicatrices faciales

A causa de su localización, las cicatrices de la cara son frecuentemente consideradas problemas estéticos, sean o no hipertróficas. Hay muchos modos de hacer una cicatriz facial menos notable. La técnica más usada es la refección y sutura de la misma.

Si la cicatriz asienta perpendicular a los pliegues naturales de la piel (o líneas de relajación) somos capaces de reposicionar la cicatriz de forma que discurra paralela a estas líneas, donde será menos evidente.

Algunas cicatrices faciales pueden ser suavizadas usando una técnica llamada dermoabrasión. Consiste en la eliminación controlada de las capas superficiales de la piel usando un rodillo adiamantado. La dermoabrasión deja la superficie de la piel más suave pero no borra completamente la cicatriz.

Z-plastia

La Z-plastia es una técnica quirúrgica usada para reposicionar la cicatriz de forma que esta descanse más acorde a los pliegues naturales de la piel donde será menos evidente. También puede relajar la tensión de una contractura. No todas las cicatrices son susceptibles de esta técnica, y si la requieren debe ser realizada por un cirujano plástico experimentado para conseguir un resultado adecuado.

En este procedimiento, la cicatriz antigua se extirpa y se hacen nuevas incisiones a cada lado creando pequeños colgajos triangulares de piel. Estos colgajos son readaptados para cubrir la herida en un ángulo diferente, dando a la cicatriz un aspecto de Z, la herida es cerrada con suturas finas, que son retiradas a los pocos días. La Z plastia es un procedimiento realizado generalmente como paciente ambulatorio y bajo anestesia local.

Aunque que la Z-plastia puede hacer las cicatrices menos obvias, no puede hacerlas desaparecer. Siempre queda una porción de la cicatriz fuera de las líneas de relajación.

Injertos de piel y cirugía de colgajos

Los injertos de piel y colgajos son técnicos más avanzadas de corregir cicatrices. Generalmente se realizan con ingreso en el hospital, y en ocasiones usando anestesia general.

El injerto consiste en la transferencia de piel de una parte sana del cuerpo (área donante) para cubrir el área afectada. El injerto prende cuando se forman nuevos vasos sanguíneos desde área que lo recibe. Por otro lado, todo injerto deja alguna cicatriz en las áreas donante y receptora, aunque en algunos casos de zonas donantes como la parte posterior de la oreja estas marcas son muy poco evidentes.

La cirugía de colgajos es un procedimiento complejo en el cual piel con la grasa subyacente y sus vasos sanguíneos es trasladada de una parte sana del cuerpo a la zona dañada. En algunos colgajos, el aporte sanguíneo permanece fijo a uno de los extremos de la zona donante. En otros, los vasos sanguíneos del colgajo son resuturados a vasos del sitio receptos usando microcirugía vascular.

Los injertos de piel y la cirugía de colgajos pueden mejorar de forma importante la función de un área cicatricial. El resultado estético puede ser menos satisfactorio, ya que la piel transferida generalmente no tiene el mismo color que la piel de alrededor. . En general la cirugía de colgajos produce mejores resultados estéticos que los injertos de piel.