Secuela de trauma facial

Principios de tratamiento de las fracturas faciales

Los principios que rigen estos tratamientos se basan en los siguientes puntos:

  • Las fracturas deben ser operadas lo antes posible para facilitar el correcto aposicionamiento de los fragmentos.
  • Los fragmentos óseos deben ser unidos, si es posible, mediante osteosíntesis rígidas que eviten desplazamientos.
  • Deben tenerse en cuenta en el tratamiento objetivos funcionales como son la correcta posición de los músculos oculares, o la oclusión dental, pues además de aspectos estéticos es importante recuperar la funcionalidad total de la cara.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

Fracturas que afectan al hueso frontal

Suelen ser estallidos del cráneo a este nivel y en escasa ocasiones afectan al espacio intracraneal salvo en traumatismos muy severos. Es de especial importancia la posible fractura del seno frontal o cavidad situada en la zona anterior y baja de la frente en su línea media.

Fracturas nasales

Son las más frecuentes. Su tratamiento consiste en la colocación del hueso nasal en su lugar y la contención con una férula durante unos días. En algunas ocasiones es preciso la reintervención una vez consolidada la fractura para corregir las secuelas de forma.

Fracturas de órbita

La clínica más habitual es el enoftalmos ya que al hundirse alguna pared la cavidad orbitaria aumenta y el globo ocular se hunde. su corrección consiste en reponer estas paredes.

Fracturas de malar o pómulo

Es otro tipo de fractura muy frecuente. El huso es muy inestable y si no se ha corregido de forma adecuada puede dar lugar a hundimientos del pómulo que en ocasiones requieren la reintervención.

Fracturas de maxilar

Son las llamadas fracturas de Le Fort I, II, y III dependiendo de la altura. En estos casos lo que es realmente importante es el restablecimiento de la oclusión dental y la reposición de las piezas dentales perdidas.

Fracturas de mandíbula

Son también muy frecuentes y abarcan desde fracturas de cóndilo a fracturas de ángulo, porción horizontal, rama u porción sinfisaria y parasinfisaria. Su repercusión se ve en la oclusión dental que es preciso reconstituir por completo.

Secuelas

Si alguna fractura es mal tratada durante las fases iniciales, una vez que la consolidación no ha sido buena es posible refracturar la zona y colocarla en buena posición. Suele ser un poco más dificultoso que las intervenciones de fracturas agudas pero sus resultados son buenos.