Reconstrucción mamaria con expansores

El mejor candidato para la reconstrucción de mama con expansores

La mayoría de las pacientes mastectomizadas son médicamente adecuados para la reconstrucción, muchas de ellos en el mismo momento en que la mama es extirpada.

En cualquier caso, estar informada de sus opciones de reconstrucción antes de la cirugía puede ayudarle a prepararse para una mastectomía con una visión más positiva del futuro.

Virtualmente cualquier mujer que deba perder su mama por cáncer puede recuperarla mediante la cirugía reconstructiva. Pero hay riesgos asociados con cualquier cirugía y complicaciones específicas asociadas con este procedimiento.

En general, los problemas usuales de la cirugía, como hemorragias, seromas, cicatrices hipertróficas, o dificultades con la anestesia, pueden presentarse aunque son relativamente infrecuentes. Y como con cualquier cirugía los fumadores deben ser advertidos de que la nicotina puede retrasar la cicatrización, dando lugar a cicatrices más evidentes y un periodo de recuperación más prolongado.

Si se usa un implante, hay un riesgo remoto de que se desarrolle una infección, generalmente en las primeras dos semanas tras la cirugía.

El problema más común, la contractura capsular, ocurre si la cicatriz o la cápsula alrededor del implante comienza a tensarse. Esta compresión del implante puede provocar que la mama se endurezca. La contractura capsular puede ser tratada de diferentes maneras, y algunas veces requiere la extirpación del tejido cicatricial, o tal vez la remoción o el reemplazo de la prótesis.

La reconstrucción no tiene ningún efecto conocido sobre la posibilidad de recurrencia de la enfermedad, ni interfiere generalmente con el tratamiento con radioterapia o quimioterapia.

Para más información o concertar una visita

Garantizamos su privacidad. Su información no será guardada ni recibirá spam

Planificación de la reconstrucción de mama con expansores

Puede empezar a hablar de la reconstrucción tan pronto como se le haya diagnosticado el cáncer. Lo ideal es que el cirujano general, o ginecólogo y el cirujano plástico, trabajen juntos para planificar una estrategia que la situé en las mejores condiciones para la reconstrucción.

Después de evaluar su estado de salud, le explicaremos cuáles son sus opciones reconstructivas, y entre ellas cual es la más apropiada a su edad, anatomía, tejidos disponibles, y objetivos. Discuta sus expectativas con nosotros. Le explicaremos cuáles son sus opciones, sus riesgos, y las limitaciones. La reconstrucción postmastectomía puede mejorar su apariencia y renovar su autoestima, pero debe tener en mente expectativas realistas.

Le explicaremos los tiempos quirúrgicos que necesitamos y el tipo de anestesia en cada uno de ellos, donde se realizara la cirugía y los costes de la misma.

Preparación de la

reconstrucción de mama con expansores

Su oncólogo y su nosotros le darán instrucciones específicas sobre cómo preparar la cirugía, incluyendo pautas de ayuno, guías sobre hábitos como fumar, e instrucciones sobre la ingesta de medicamentos y vitaminas.

Es importante que los primeros dos o tres días esté acompañada de un adulto responsable, con objeto de que le facilite la solución de sus necesidades en el postoperatorio.

Dónde se realiza la

reconstrucción de mama con expansores

La reconstrucción mamaria generalmente precisa más de una intervención. La mayor parte de ellos deben hacerse en un hospital.

Tipos de anestesia

La primera parte de la reconstrucción, es decir la creación del volumen de la mama, generalmente se realiza bajo anestesia general, de forma que dormirá durante la intervención.

De ahí en adelante, el resto de los procedimientos dependen de la entidad de los mismos, pero suele ser posible hacerlos bajo anestesia local y sedación o bien anestesia local.

La cirugía

Si le recomendamos el uso de implantes, podrá elegir el tipo de prótesis. No obstante le indicaremos la que mejor se adapte a las características de su tórax.

Hay distintas opciones disponibles para realizar la reconstrucción postmastectomía. Deberemos valorar entre los dos cual es la mejor para usted.

La expansión tisular es la técnica más sencilla, aunque hoy en día la técnicas reconstructivas con tejido autólogo (DIEP) son las de elección, y combina la expansión de la piel con la posterior inserción de un implante definitivo.

Tras la disección se inserta una bolsa expansora debajo de la piel y del músculo pectoral mayor. A través de un mecanismo valvular situado debajo de la piel, se le inyectara periódicamente una solución salina que gradualmente llenara el expansor y dará de si la piel. Este periodo puede durar semanas o meses, dependiendo de las características de la piel. Una vez que la piel sobre la mama se ha distendido lo suficiente, se retira el expansor en una segunda operación, y se coloca un implante más permanente.

En este tiempo se suele adaptar la mama sana para que tenga simetría con respecto a la reconstruida. Existen distintas técnicas para modificar la otra mama si lo precisa, de las que le informaremos adecuadamente. Finalmente el pezón y la areola son reconstruidas un poco más adelante bajo anestesia local.

Algunos pacientes no requieren una expansión preliminar antes de situar el implante definitivo. En estos casos se procederá a insertar el implante en el primer tiempo.

Procedimientos complementarios

La mayoría de las reconstrucciones mamarias conllevan diferentes procedimientos a lo largo de un año aproximadamente. Generalmente la operación reconstructiva inicial es la más compleja. Las posteriores se emplean para conseguir simetría remodelando la otra mama, reconstruir el complejo areola-pezón, o para cambiar algún implante.

En algunas ocasiones si el riesgo de cáncer de la mama contralateral es alto, o bien si existe miedo al cáncer, o también si con ello se consigue mayor simetría, podremos aconsejarle sustituir el tejido glandular con una prótesis mamaria. Este procedimiento denominado mastectomía subcutánea debe ser personalizado en cada paciente, explicándole las ventajas y desventajas del mismo.

Después de la cirugía

Se sentirá un poco cansado y molesto durante una semana o dos, tras la reconstrucción. La mayoría del disconfort puede ser aliviado por la medicación que le recomendaremos.

Dependiendo de la extensión de la cirugía, probablemente saldrá del hospital en un plazo de uno a tres días. Muchos procedimientos reconstructivos requieren un drenaje para extraer los líquidos acumulados. Estos se retiran en la primera semana tras la cirugía. La mayoría de las suturas se retiran en una o dos semanas.

ib3 image
Después de la cirugía, el volumen de la mama ha sido restituido. Las cicatrices son permanentes, pero se atenúan con el tiempo. El pezón y la areola son reconstruidos en una fecha posterior.

De vuelta a la normalidad

Siga nuestros consejos para comenzar la actividad normal y el ejercicio. Como regla general tardara unas tres semanas en poder ir comenzando con ejercicio normal, y luego debe ir progresivamente aumentándolo.

Su nueva apariencia

Trataremos que la simetría de sus mamas sea lo más perfecta posible, pero no debe olvidar que es una reconstrucción y que su aspecto será diferente a unas mamas no tratadas. La reconstrucción le permitirá mejorar de forma importante su apariencia y su calidad de vida, sin depender de prótesis externas.