Aumento de mamas Mamoplastia de aumento

Los mejores candidatos para un aumento mamario

El aumento mamario puede mejorar su apariencia y su autoestima. Sin embargo antes de decidirse debe revisar cuidadosamente cuáles son sus expectativas y discutirlas con nosotros.

Para más información o concertar una visita

Llama al 91 386 03 18 o danos tus datos

Garantizamos tu privacidad. Tu información no será guardada ni recibirá spam

Te llamaremos para concertar una visita a la mayor brevedad posible.

Acepto la protección de datos de LOPD

Tipos de implantes

Un implante de mama es un envoltorio de silicona relleno con gel de silicona o bien con una solución de agua y sal.

Existen prótesis especiales para mujeres con alto riesgo de cáncer de mama rellenas con sustancias no radiopacas pero su evolución a largo plazo esta menos verificada que con la silicona o el suero. Si este es su caso le informaremos de las alternativas que hay y cuál es la situación en ese momento. Del mismo modo le informaremos de las precauciones que tiene que tomas para la detección precoz del cáncer de mama.

Cada vez evolucionan más las prótesis mamarias y la tendencia actual es a colocar prótesis biodimensionales o sea prótesis con forma adaptadas a las características de la mama y rellenas con un gel que en vez de ser liquido es cohesivo (con unas características físicas similares la gelatina).

El aumento mamario es un procedimiento seguro. Pero como en cualquier operación, hay riesgos asociados con la cirugía y complicaciones especificas asociadas con el procedimiento.

El problema más frecuente, la contractura capsular, se presenta si la cicatriz o cápsula alrededor del implante comienza a endurecerse. Esta excesiva tensión sobre un implante, que es blando puede provocar que la mama se endurezca. La contractura capsular puede tratarse de diferentes maneras, y algunas veces requiere la remoción o la apertura del tejido cicatricial, o tal vez la retirada o el remplazamiento del implante.

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, el sangrado tras la operación puede causar edema y molestias. Tales molestias se atenúan por la colocación de drenajes que se mantienen 2 o 3 días para evacuar la sangre de la herida. No obstante hay un pequeño riesgo de hematoma dentro de la mama que si se presenta puede requerir la evacuación de la sangre acumulada.

Últimamente hay un porcentaje de cirujanos que no ponen drenajes, sin embargo la única razón para ello es el marketing. No olvide que todas las heridas, aunque sea mínimamente sangran un poco. La consecuencia será que sus mamas se hincharan más de lo debido, o incluso que sus implantes puedan rotar. Sus drenajes son un seguro contra complicaciones no una molestia

Algunas mujeres refieren que sus pezones presentan  aumento o disminución de la sensibilidad. También pueden notar áreas de piel con sensibilidad disminuida cerca de las incisiones. Estos síntomas generalmente desaparecen con el tiempo.

No hay evidencia de que los implantes mamarios afecten la fertilidad, embarazo, o la capacidad de amamantar. Sin embargo si ha dado el pecho a un bebe dentro del año previo a la cirugía, puede producir leche durante algunos días tras la intervención. Esto puede producir algún disconfort, pero puede ser tratado con medicación.

Aunque hoy en día la vida de un implante moderno es superior a los implantes de hace 10 años, ocasionalmente, los implantes mamarios pueden romperse. La rotura puede ocurrir como resultado de un traumatismo generalmente. Si los implantes son de suero salino, el implante se deshinchara en unas pocas horas y el suero será absorbido por el cuerpo.Si la rotura ocurre en un implante de gel de silicona, suele haber un cambio en la forma y firmeza de la mama. Si esto ocurriera póngase en contacto con nosotros para cambiar el implante.

No hay ninguna relación entre silicona y cáncer de mama. Sin embargo el hecho de llevar implantes cambia la técnica utilizada en la mamografía. Cuando necesite una mamografía, comuníquele a su radiólogo este hecho para que aplique las técnicas adecuadas.

La mayoría de las mujeres que llevan implantes no padecen las complicaciones descritas, sin embargo es importante que las conozcan y en la consulta preoperatoria les expliquemos cada una de ellas para que sean conscientes de los beneficios y riesgos de esta intervención que por otra parte tiene un alto grado de satisfacción.

Planificando la cirugía

En la consulta inicial evaluaremos su estado de salud y le explicaremos las técnicas quirúrgicas más apropiadas para su caso particular, basadas en la firmeza de su piel y las condiciones de su mama. En caso de una caída excesiva de la mama le explicaremos la posibilidad de colocar el implante o bien añadir una elevación de la mama simultanea o diferida.

Le explicaremos el tipo de anestesia que utilizamos habitualmente, el hospital donde realizamos la intervención y los costes de la misma.

Preparando la cirugía

Le daremos instrucciones sobre cómo preparar la cirugía, el tiempo de ayuno previo a la misma, y la medicación que debe evitar, así como las pautas de administración de los antibióticos y otros medicamentos que son importantes para que todo vaya bien.

La  mayoría de los procedimientos son con ingreso. Es más seguro para usted. Y es preciso que le acompañe un adulto responsable y  le ayude en su vida habitual durante los primeros días, hasta que se recupere y pueda desenvolverse por sí misma.

Dónde se realiza la cirugía

La intervención se realiza en la Clínica La Luz de Madrid. Permanecerá ingresado en el hospital durante un día para que su recuperación sea más cómoda.

Tipos de anestesia

El aumento mamario lo realizamos bajo anestesia general, de forma que no sienta molestias durante la intervención. Algunos cirujanos pueden usar anestesia local y sedación, sin embargo este tipo de anestesia no duerme totalmente la mama y suele ser muy molesto para la paciente que nota dolor y para el cirujano que no puede trabajar adecuadamente, de forma que la mayoría de los malos resultados en cuanto a forma y posición de los implantes ocurren con este tipo de anestesia. Por otro lado la sedación profunda utilizada conlleva ciertos riesgos que creemos que son difícilmente asumidles.

No olvide que para nosotros es fundamental que su resultado sea óptimo, por lo que elegimos la técnica anestésica que nos permite trabajar mejor y con más seguridad.

La intervención

El método de insertar y posicionar el implante depende de su anatomía y de nuestras recomendaciones. La incisión puede ser hecha bien el pliegue submamario, alrededor de la areola, o en la axila. La elección se hace con el objetivo de que la incisión este colocada de forma que la cicatrices sean lo menos visibles posible.

A través de incisión creamos un bolsillo, bien directamente detrás de la mama o debajo del músculo pectoral mayor. El implante se centra sobre el pezón. Le explicaremos las ventajas y desventajas de ambas técnicas. Entre ellas el hecho de que el examen mamario puede ser más difícil si se coloca la prótesis justo bajo la mama, o el que la colocación bajo el pectoral sea más molesta durante algunos días, o la diferente forma que toma la mama por el hecho de que el músculo pectoral suavice los contornos de la prótesis.

Se dejan tubos de drenaje durante algunos días tras la cirugía.

Es importante discutir pros y contras de cada una de las técnicas para que entienda las implicaciones del procedimiento que le recomendamos.

La cirugía generalmente lleva de una a dos horas. Se cierra la herida con una sutura enterrada y posteriormente se vendan las mamas durante dos o tres días para permitir que su cicatrización sea correcta.

Después de la cirugía

Se sentirá molesta algunos días tras la intervención, pero será capaz de realizar una actividad relativamente normal en uno o dos días. La mayor parte de sus molestias serán tratadas con medicación.

En dos o tres días le retiraremos vendajes y drenajes y le indicaremos el tipo de sujetador que debe emplear. Las sensaciones extrañas en la piel y la hinchazón más importante disminuirán en más o menos dos semanas.

Las suturas serán retiradas aproximadamente en dos semanas. Pero la mama tardara algunas semanas más en recuperar su aspecto completamente normal.

De vuelta a la normalidad

Debe ser capaz de volver a su trabajo en unos pocos días dependiendo del nivel de actividad que requiera el mismo.

Siga nuestros consejos sobre cuando comenzar a realizar ejercicio y actividad normal. Sus mamas probablemente estarán más sensibles a la estimulación directa en dos o tres semanas, de forma que debe evitar el contacto físico. Después progresivamente volverán al estado normal.

Las cicatrices estarán endurecidas y rosas al menos durante seis semanas. Aunque este endurecimiento puede durar algunos meses. Después progresivamente se irán atenuando hasta hacerse muy poco evidentes.

Las mamografías de rutina deben seguir realizándose tras el aumento mamario en aquellas mujeres que estén en el grupo de edad que lo requiera.

Su nueva apariencia

Las mujeres sometidas a este tratamiento mejoran en aspecto y en autoestima al encontrarse más seguras con su nuevo aspecto.

La decisión de realizar un aumento mamario es altamente personal, incluso puede haber personas que no lo entiendan. Lo importante es como se sienta usted con un pecho mejor. Si consigue sus objetivos y expectativas, la cirugía es un éxito.

Si deseas obtener información más completa acerca del aumento de mamas, puedes visitar nuestra web monográfica sobre mamoplastia.

aumento mamario